fbpx

La Voz de Motul

Editorial

HAMACA DE HENEQUÉN.

TAYDE PILAR CAMPOS.

HAMACA DE HENQUÉN.

Hamaca de mis lares de fibra de henequén
de la guapa mestiza de cintura juncal,
¿dónde mejor te quieren, dónde mejor y quien
si luces tan paciente en humilde jacal?

Con manos laboriosas tu hebra fue sacada
mientras cuenta una historia, relata un sufrimiento
del hombre que te limpia, del hombre que te corta
con pasión amorosa, una ilusión va urdiendo.

Que paciente esperaste tenerme acurrucado
con amor y reposo de acogedora paz,
que fuiste día con día, mis cuitas consolando
mientras pasa el cansancio, del pesado jornal.

Tú que sabes de noches bellas desveladas
tú que brindas al indio cual recompensa y premio
tu acogedor regazo, tibio como su amada
que sabes de pasiones que se dan en el lecho.

Hamaca confidente de las noches doradas
de la cándida entrega, de la luna de miel,
de llantos y sollozos de amorosa entrega,
sin importar el credo ni el color de la piel.

Hamaca tú que sabes de dolor y pesares
con insanos deseos lejos del corazón,
de pensamientos gratos o eróticos arranques,
de lentas pesadillas y cruda reflexión.

Tú que has acariciado la singular belleza
del cuerpo adolescente cual arca de pudor
que tierna, enamorada, entrega su pureza
y lavan su inocencia, lágrimas y sudor.

Así acunas las mentes con ideas malvadas
y descansa el mendigo y meces al tirano,
Al avaro hacendado, le aligeras las cuentas,
que encomiendan a sus diablos o sus dioses paganos.

Y ante todo esto, su nobleza no es mito
pues te convierte en santa, maternal y dulce,
el llanto cual saludo te da el recién nacido
que aprenderá muy pronto, a conocer tu origen.

Hamaca de mil sueños, orgullo de mi raza,
nadie puede quererte sin sentir el dolor,
sin sentir el aroma, que despide en la raspa
de tus pencas fibrosas que nos brindan amor.

todo esto te transforma en abrigo de diosa
todo esto hamaca mía, se convierte en encanto
bajo el árbol frondoso que protege mi choza,
una hamaca te invita con la brisa al remanso.

Hamaca de mestiza de cintura juncal,
noches de serenata, de trovador bohemio,
es el sabor que emana aquí en mi Yucatán.
donde mezcla el calor de un invierno, en verano.

Autora: Tayde Pilar Campos P.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: